El Cuidado de los Ojos en Época de Pandemia

16 de diciembre de 2020
Cuidado_de_los_Ojos_en_epoca_de_pandemia.jpg

 

Estamos viviendo una época de pandemia que ha provocado un cambio en nuestro modo de vida y costumbres. Esto conlleva la aparición de una serie de condiciones que afectan a nuestros ojos y a nuestra visión. Es necesario conocer lo que estamos observando los oftalmólogos, en nuestra práctica clínica, para poder evitar, en la medida de lo posible, su aparición o desarrollo.
Muchos de los signos y síntomas que observamos son evitables. Por ello, creemos que es aconsejable difundir a la población general consejos sencillos, y explicar algunas de las consecuencias oculares características de esta pandemia, como son:

    1. El contagio del covid-19 a través de los ojos.
    2. Posibles efectos en nuestros ojos del uso prologado de mascarillas.
    3. Problemas visuales por el cambio en el modo de vida con el confinamiento.

 

¿Cómo evitar el contacto con coronavirus a través de nuestros ojos?

El coronavirus (Covid-19) es una enfermedad contagiosa que se introduce en nuestro organismo a través de las mucosas de la boca y la nariz, pero también de los ojos.

Debemos saber que cuando alguien contagiado tose a nuestro alrededor, o nos tocamos los ojos con las manos contaminadas, es posible que la mucosa que recubre la superficie de los ojos y los párpados (conjuntiva) se infecte, contrayendo así la enfermedad, que se puede manifestar con síntomas de conjuntivitis. Por esta razón se llevan gafas protectoras o pantallas cuando los sanitarios asistimos a pacientes contagiados.

El uso de mascarillas sanitarias ayuda a proteger y a protegernos del Covid-19, ya que cubren nariz y boca. Pero para proteger nuestros ojos debemos evitar tocarlos con nuestras manos o cualquier material o tejido que pueda estar contaminado, ya que son una vía más de contagio.

CONSEJOS:

  • En la vida diaria no debemos tocarnos los ojos sin antes realizar un exhaustivo lavado de manos.
  • El uso de gafas graduadas o de sol nos sirve de protección y evita el contacto con nuestras manos.
  • Si debemos asistir a pacientes infectados, además de mascarillas de alta protección, debemos llevar gafas de protección cerradas o pantallas protectoras.

¿Qué afecciones oculares pueden provocar el uso intensivo de mascarillas sanitarias?

Llevar mascarillas reduce drásticamente el riesgo de contagio, pero su uso prolongado puede causar la aparición o agravamiento de algunas afecciones oculares como la sequedad ocular y la conjuntivitis.

El Síndrome o enfermedad del ojo seco es una patología que provoca que nuestra superficie ocular se seque más rápido de lo habitual, causando molestias que pueden ser leves, o provocando la aparición de queratitis (signos de afectación de la córnea) que es necesario tratar adecuadamente.

La conjuntivitis es la inflamación de la mucosa conjuntiva, esta mucosa es la que recubre el globo ocular y el parpado en la parte interna, tiene vasos sanguíneos, por eso cuando se inflama se ve el ojo rojo.

Cuando usamos las mascarillas, la exhalación de aire se produce por la parte superior resecando la mucosa conjuntiva del ojo y causando síntomas de sequedad ocular.

CONSEJOS:

  • Intenta evitar la salida del aire por la zona superior, adaptando bien la mascarilla a los lados de la nariz y parte superior de la cara.
  • Intenta no pasar más de 8 o 9 horas seguidas con la mascarilla puesta, en la medida de lo posible, intenta hacer periodos de descanso y ahuecar la zona inferior de la mascarilla para renovar y enfriar el aire, siempre en ambiente no contaminado.
  • Mantén una buena higiene de manos, sobre todo tras manipular la mascarilla, y siempre que vayas a tocarte los ojos o la cara.
  • Evita el uso prologado de lentillas, las lentillas al entrar en contacto con el ojo suelen resecarse, si a eso le unimos el uso intensivo de la mascarilla puede favorecer que se produzca el síndrome del ojo seco o conjuntivitis.
  • Parpadea con frecuencia. Una buena película lagrimal de calidad tiene que mantenerse con el ojo abierto sin romperse durante más de 10 segundos, eso da el tiempo suficiente para volver a lubricar el ojo mediante el parpadeo. Cuando la lagrima se rompe antes de tiempo y deja el ojo expuesto al aire, sin protección, se produce el síndrome del ojo seco. Aumentando la frecuencia de parpadeo y aportando hidratación recomendada por tu oftalmólogo podemos evitar la aparición de estos síntomas.
  • Reduce el uso de bombas de calor y aire acondicionado. El aire acondicionado ayuda a resecar el ambiente, usa si es posible humidificadores de aire, ayudan a aliviar las molestias causadas por el síndrome del ojo seco y la conjuntivitis. Además, una adecuada ventilación de las estancias impide la propagación del virus.
  • En caso de síntomas persistentes o signos de inflamación o infección consulta con tu oftalmólogo que evalúe el estado de tus ojos y te indique un tratamiento adecuado.

¿Por qué el confinamiento ha empeorado mi visión?

Durante los meses de confinamiento ha sido necesario readaptar nuestra rutina, debiendo permanecer largo tiempo en nuestro hogar. Teletrabajar desde casa, estudiar a distancia, realizar reuniones de trabajo o sociales a través de pantallas, y el aumento del tiempo de ocio a través de los dispositivos digitales, ha ocasionado consecuencias en nuestra salud visual.

Tras el confinamiento, está siendo muy habitual la consulta oftalmológica de pacientes que han notado una pérdida de visión y fatiga visual. La pérdida de visión de lejos que se ha producido sobre todo niños y jóvenes, se ha favorecido por limitar la visión a distancias medias y cercanas, durante este confinamiento, por el aumento del uso de móviles, tabletas y ordenadores. Además, la fatiga visual se ha manifestado especialmente en aquellas personas que ya sufrían de problemas oculares como miopía, hipermetropía o vista cansada, cuyos efectos se han intensificado durante el confinamiento.

El conocido como Síndrome Visual Informático, por sobreexposición a los monitores, se ha trasladado a nuestros hogares durante esta época de pandemia. Está provocando el aumento de los síntomas oculares visuales (fatiga visual y pérdida de visión), de la sequedad ocular (irritación, picor, enrojecimiento y aumento de la sensibilidad a la luz), y la aparición de otros síntomas acompañantes, como dolor de cabeza y cervicales.
Para evitar la pérdida de visión y paliar los efectos del confinamiento es importante reforzar algunos hábitos para cuidar de la salud ocular y evitar la aparición de problemas visuales.

CONSEJOS:

  • Se deben realizar pausas, al menos cada 20 minutos, cuando realicemos una actividad en visión cercana (estudio, lectura, móvil tabletas y pantallas). En estas pausas deberemos fijar la vista en un objeto lejano, que se encuentre a más de 6 metros, durante al menos medio minuto. De esta manera, proporcionamos pequeños descansos a nuestros ojos para prevenir la fatiga.
  • Ubicar las pantallas de ordenador cerca de una fuente de luz natural que no incida directamente en la pantalla para evitar los reflejos molestos y evitar los brillos artificiales. La pantalla se debe colocar a una distancia cómoda para los ojos (60 cm) y el móvil a no menos de 40 cm.
  • Como hemos comentado anteriormente, para evitar la sequedad ocular, hidrata tus ojos mediante el parpadeo frecuente, humidificando el ambiente y con el uso de sustancias hidratantes sin conservantes, recomendadas por tu oftalmólogo, según tu tipo de superficie ocular. Recuerda que no todas las lágrimas artificiales son iguales.
  • Y lo más importante, disfruta del aire libre todo lo que puedas y mira a lo lejos. Nuestros ojos están diseñados para ver de lejos y, en la actualidad, pasar tanto tiempo mirando de cerca y en espacios cerrados implica un esfuerzo extra. Es muy importante que los niños utilicen la visión de lejos. Posiciona sus mesas de estudio junto a las ventanas para que puedan relajar su visión durante las pausas. Es recomendable que no utilicen pantallas durante los viajes en coche. Estimula juegos de viaje para el uso de visión lejana (veo-veo, colores de coche, matrículas, elemento del paisaje, etc.).
  • Ante cualquier problema que observes en tus ojos, no lo dudes y acude a tu oftalmólogo.

 

Autora: Dra. Mª Ángeles del Buey Sayas.
Médico Oftalmólogo. Aravis Oftalmología.
Consultas Externas Hospital HC Miraflores
Grupo Hospitalario Hernán Cortés



Camino de las Torres, 51-53
50008 - Zaragoza



Horario: 24 h - 365 días



Paseo de los Rosales, 28 dpdo.
50008 - Zaragoza



Horario: L-V, 07:15h a 21:00h



Calle Francisco Pizarro, 8
50004 - Zaragoza



Horario: L-V, 08:30h a 21:00h



Calle Hernán Cortés, 23-25
50005 - Zaragoza



Horario: L-V, 07:15h a 21:00h

En colaboración con


© Copyright 2020 Grupo Hospitalario Hernán Cortés