Asma, reconocer tus síntomas, la mejor prevención

4 de mayo de 2021
GHHC-medicacion-asma.jpeg

El asma es un síndrome que incluye diversos fenotipos clínicos que comparten síntomas similares. Clásicamente, se define como una enfermedad inflamatoria crónica de las vías respiratorias con la participación de distintas células y mediadores de la inflamación, que puede estar condicionada por factores genéticos, que cursa con hiperrespuesta bronquial y una obstrucción variable al flujo aéreo, que puede ser total o parcialmente reversible, mediante el uso de medicamentos o de forma espontánea.

Se trata de una enfermedad crónica en la que el objetivo del tratamiento es alcanzar y mantener controlados los síntomas y prevenir el riesgo futuro, especialmente las exacerbaciones.

Los síntomas más comunes en el asma (síntomas guía) son los sibilantes (“pitos”), la disnea o dificultad respiratoria, tos y opresión torácica. Estos síntomas pueden ser variables en el tiempo y en su intensidad, suelen ser de predominio nocturno o de madrugada y pueden estar provocados por múltiples desencadenantes.

El asma es una enfermedad que puede manifestarse e iniciarse en cualquier momento de la vida. Ante la sospecha de asma se debe realizar un diagnóstico diferencial con otras enfermedades, en particular con la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).



El diagnóstico del asma debe basarse en medidas objetivas de la afectación pulmonar mediante pruebas de función pulmonar. Las principales alteraciones funcionales son la obstrucción del flujo aéreo, la reversibilidad, la variabilidad y la hiperrespuesta bronquial.

La prueba diagnóstica de primera elección es la espirometría con prueba broncodilatadora. El hecho de tener una espirometría que no presente prueba broncodilatadora positiva, no excluye el diagnóstico de asma. Para completar el estudio e intentar llegar al diagnostico de asma también se pueden realizar mediciones de la variabilidad o fluctuación excesiva de la función pulmonar, la medición de la fracción exhalada de oxido nítrico (FENO) o las pruebas de provocación bronquial.



El asma según su gravedad se puede dividir en intermitente o persistente, y esta última a su vez en leve, moderada o grave. Otra forma de clasificación del asma es según el control de sus síntomas. En este caso la clasificación será asma bien controlada, asma parcialmente controlada y asma mal controlada.

El tratamiento del asma debe ser individualizado para cada persona, dependerá de la frecuencia y gravedad de síntomas que presente, y puede modificarse y adaptarse a las circunstancias cambiantes de la enfermedad. El objetivo del mismo es conseguir alcanzar el control de los síntomas, y evitar el riesgo futuro de complicaciones y agudizaciones.

El tratamiento se debe ajustar de forma continua, con el fin de mantener siempre el control de la enfermedad.

  • Tratamiento farmacológico de control o mantenimiento: Glucocorticoides inhalados o sistémicos, broncodilatadores de acción prolongada, antileucotrienos o anticuerpos monoclonales.
  • Tratamientos de alivio: Broncodilatadores de acción rápida.
  • Evitar la exposición al humo del tabaco y la exposición a alérgenos (en caso de alergias conocidas)
  • Evitar la toma de acido acetil salicílico o antiinflamatorios no esteroideos (especialmente si se padece poliposis nasosinusal), ya que pueden ser causa de exacerbaciones.
  • El uso de inmunoterapia en el caso de asma alérgica.
  • Educación en la enfermedad:
    • Conocer que el asma es una enfermedad crónica que necesita tratamiento continuo.
    • Reconocer los síntomas de la enfermedad.
    • Evitar posibles desencadenantes.
    • Reconocer signos y síntomas de empeoramiento de la enfermedad.
    • Actuar ante un deterioro de la enfermedad para así tratar de evitar la crisis o exacerbación.
    • Buena cumplimentación del tratamiento y el correcto uso de los inhaladores.


Gráficas extraidas de Guía Española para el Manejo del Asma

Autor: Doctor David Nieto
Neumólogo
Gabinete Médico HC
Ubicadas en Hernán Cortés 23-25
Grupo Hospitalario Hernán Cortés




Camino de las Torres, 51-53
50008 - Zaragoza



Horario: 24 h - 365 días



Paseo de los Rosales, 28 dpdo.
50008 - Zaragoza



Horario: L-V, 07:30h a 21:00h



Calle Francisco Pizarro, 8
50004 - Zaragoza



Horario: L-V, 08:30h a 21:00h



Calle Hernán Cortés, 23-25
50005 - Zaragoza



Horario: L-V, 07:45h a 21:00h

En colaboración con


© Copyright 2022 Grupo Hospitalario Hernán Cortés

Déjanos tu teléfono y nos pondremos en contacto contigo a la mayor brevedad posible.

O también puedes llamarnos o mandarnos un Whatsapp al teléfono 623 012 710